Entre las unidades académicas auditadas este año se encuentra la Escuela de Enfermería, que, en conjunto con otras once unidades, logró entregarle a la Universidad su recertificación como organismo formador en educación continua.

Fuente: Pontificia Universidad Católica de Chile

Con éxito culminó el proceso de recertificación de la Universidad Católica como organismo técnico de capacitación (OTEC) hasta el 2024. Hace exactamente 15 años la UC tuvo que certificarse como OTEC para poder impartir programas de educación continua al Estado, y en particular para acceder al SENCE (Servicio Nacional de Capacitación y Empleo).

Para mantener esta certificación, el Estado exige que cada tres años la Universidad se someta a un proceso de auditoría externa para re acreditar el cumplimiento de esta norma, proceso que ocurrió este año, del 17 al 20 de mayo.

Esta vez, la empresa certificadora SGS Certificación auditó a la Dirección de Educación Continua UC y a 11 unidades académicas: las facultades de Educación, Derecho, Comunicaciones y Matemáticas, las Escuelas de Psicología, Enfermería, Arquitectura y Teatro, los Institutos de Sociología y Estudios Urbanos y Territoriales y al Centro de Políticas Públicas.

“El trabajo de preparación fue muy arduo y requirió una planificación y organización previa que se centró en el proceso general de programas de educación continua, la revisión de múltiples documentos, completar información faltante en el sistema de gestión de calidad y simulación del proceso, entre otros”, cuenta Paz Soto, directora de Extensión y Educación Continua de la Escuela de Enfermería UC.

El alcance de la auditoría incluyó a todas las actividades de educación continua de la UC, es decir diplomados, cursos, talleres y otras actividades, tanto en modalidad presencial, online o semipresenciales, con o sin franquicia tributaria SENCE.

“Estamos muy satisfechas porque trabajamos en equipo con los integrantes de la Dirección de Extensión y Educación Continua, muy motivados por la responsabilidad que teníamos con la Universidad, Facultad de Medicina y la Escuela de Enfermería. Además de no haber tenido ninguna observación negativa, el proceso fue doblemente positivo porque fortaleció nuestro trabajo en equipo y se transformó en la mejor experiencia que se puede tener”, agrega Paz Soto.

El veredicto de la empresa certificadora fue positivo, destacando que hoy, a 15 años de la implementación del Sistema de Gestión de Calidad, se ha logrado mantener la calidad y pertinencia de los programas académicos de educación continua a pesar de las dificultades de la contingencia.