Con el objetivo de dialogar y reflexionar sobre los principales desafíos en temas de salud mental y de derechos humanos, el Instituto Nacional de Derechos Humanos constituyó la Mesa Regional de Salud Mental y Derechos Humanos, instancia donde fueron invitados a participar representantes de organizaciones de la sociedad civil, incluyendo el mundo académico.

Uno de los invitados es nuestro investigador y académico Cristian Montenegro. “La invitación a participar en esta mesa es muy bienvenida y espero contribuir con mi trabajo previo y actual en el tema, aportando la perspectiva de las ciencias sociales que es clave para generar una cultura de derechos en el campo de la salud mental”, destaca Cristian Montenegro. 

Entre los temas abordados, se destacan aquellos vinculados con el cumplimiento de las obligaciones estatales, tales como la necesidad de constituir el mecanismo de seguimiento a la implementación de la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, el garantizar el igual reconocimiento ante la ley de las personas con discapacidad psicosocial, modificando la normativa que limita el ejercicio de su capacidad jurídica, y contar con una Ley de Salud Mental diseñada desde un prisma de derechos. 

“Todos estamos de acuerdo en que tenemos algunos derechos básicos: a la libertad de movimiento, la vida en comunidad, la participación social, el empleo y la recreación, a hacer familia y a decidir de forma autónoma sobre nuestras vidas. Sin embargo, en el caso de las personas con problemas de salud mental, esos derechos son rutinariamente vulnerados, incluso en los espacios destinados a proteger y brindar atención”, enfatiza Cristian.

La mesa de trabajo cuenta con la participación de representantes de: Villa Solidaria ALSINO, COREPREM, el Movimiento Salud en Resistencia, la Cooperativa Resistiré, la Sociedad de Salud Mental Comunitaria de Chile, la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad de Santiago, la Mesa Provincial de Salud Mental y Derechos Humanos/Cooperativa Inclusiva Ruidosos (Valparaíso), la Comunidad Terapéutica de Peñalolén/CORDES, la Fundación Gente de La Calle, el Departamento de Derechos Humanos del Colegio Médico, la Red Chilena de Salud Mental Perinatal, el Observatorio de Violencia Obstétrica, la Corporación Cimunidis, la Fundación Abriendo Mentes, la Fundación Unidamente, el Centro de Derechos Humanos de la Universidad Diego Portales, la Facultad de Derecho y Humanidades de la Universidad Central y la Escuela de Enfermería de la Pontificia Universidad Católica de Chile.

Puedes ver más detalles sobre esta iniciativa aquí.

Foto nota 1 300x300