La Organización Mundial de Salud (OMS) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS) redesignaron por un nuevo período (hasta abril del 2024) a la Escuela de EnfermeríaEscuela de Enfermería de la UC como centro colaborador para servicios de salud y el desarrollo de la enfermería para el cuidado de enfermedades no transmisibles.

“Esta designación es un logro y reconocimiento internacional, pero sobre todo significa asumir la responsabilidad de contribuir al logro de los objetivos planteados por la Organización Panamericana y Mundial de la Salud”, señaló Lilian Ferrer, vicerrectora de Asuntos Internacionales de la Universidad Católica, quien junto a la directora de la Escuela de Enfermería, María Isabel Catoni, serán las directoras del centro por este período. “Este año es especialmente importante para nuestra escuela, ya que cumplimos 70 años desde nuestra creación, por lo que renovamos nuestro compromiso con Chile y la región”, señaló María Isabel Catoni.

Según explicó Ferrer, quien es también académica de la Escuela de Enfermería, la reelección es el resultado del trabajo que esta unidad académica ha realizado durante más de 15 años en la temática de cuidados crónicos en salud. De hecho, la primera designación se materializó en abril del 2008, aspecto que demuestra la trayectoria con la que se ha venido aportando en este ámbito y que responde al compromiso público de la UC.   

Entre los propósitos definidos para el centro está el de contribuir a los esfuerzos de la OPS/OMS “para apoyar el desarrollo de una fuerza laboral de enfermería competente, capaz de proporcionar atención efectiva a las personas que viven con condiciones crónicas” y también impulsar “la generación y difusión de investigaciones basadas en evidencia relacionadas con la prevención y el manejo de enfermedades crónicas”.

Desde la docencia y la investigación nuestro centro busca formar al recurso humano necesario para cuidar a las personas más vulnerables y también construir modelos de atención que respondan a las necesidades reales de la gente, contribuyendo así al bienestar de las personas de nuestro país y también de la región”, destacó Lilian Ferrer.

Existen actualmente más de 800 centros colaboradores que trabajan con la OMS y OPS a nivel mundial en áreas como la enfermería, salud ocupacional, enfermedades transmisibles, enfermedades crónicas, respuesta a las emergencias y e-Salud, entre otros.

En general esta red está conformada por instituciones como las universidades, los hospitales, institutos y centros de investigación y ministerios que se han comprometido a llevar a cabo diversas actividades en apoyo de los programas de estas organizaciones internacionales de salud. Otras entidades en Chile que participan como centros colaboradores son el Instituto de Salud Pública, la Universidad de Chile, la Universidad del Desarrollo, la Liga Chilena contra la Epilepsia y la Facultad de Medicina de la Clínica Alemana – Universidad del Desarrollo.

Información Periodística
Pontificia Universidad Católica de Chile