Elaboran guía con recomendaciones para los cuidados de fin de vida

Como una forma de ayudar a los profesionales de la salud que trabajan en Unidades de Pacientes Críticos (UPC), la Sociedad Chilena de Medicina Intensiva desarrolló una guía con recomendaciones para los cuidados de fin de vida.

Nace inicialmente pensando en un contexto general, como parte de una necesidad real que existe en las unidades de cuidados intensivos y en distintas áreas de las instituciones de salud, que tiene que ver con acompañar de la mejor manera a los pacientes, a sus familiares y al propio equipo durante el proceso de fin de vida. Sin embargo, dado el contexto actual de la pandemia, se quiso hacer un apartado especial frente al fallecimiento de pacientes COVID-19, en quienes la condición de aislamiento plantea un desafío adicional”, destacó Macarena Amthauer, enfermera a cargo del área de Humanización en Salud de la Gerencia de Misión de la Red de Salud UC CHRISTUS y una de las principales autoras.

Así, la guía Recomendaciones de la Sociedad Chilena de Medicina Intensiva para los cuidados de fin de vida entrega orientaciones respecto a estrategias de cuidados, manejo efectivo de síntomas, medidas de soporte vital, entre otros, integrando la perspectiva de los pacientes, sus familias y la de los profesionales de la salud. “Espero que permita orientar acciones concretas en el cuidado integral hacia los pacientes, ya que considera la dimensión biopsicosocial y espiritual, además de recomendaciones para la aproximación y comunicación con la familia, la toma de decisiones y el cuidado del propio equipo de salud, que resultan fundamentales siempre, pero particularmente en este proceso”, agregó Macarena Amthauer.

De esta forma, dicho documento será un gran aporte para los equipos de salud a la hora de atender a pacientes en situaciones críticas, y más aún, considerando el contexto de pandemia por covid-19 que actualmente enfrenta nuestro país. “Poco a poco algunos programas han sido pioneros en reconocer la necesidad de preparar a las personas para enfrentar este tipo de situaciones, porque querámoslo o no, esta es parte de una realidad con la que nos podemos ver enfrentados en cualquier unidad y creo que un imperativo para nosotros, como equipo multidisciplinario, es velar porque el fallecimiento del paciente sea respetuoso de la dignidad y teniendo en cuenta las preferencias de la persona, además de que sea lo más tranquilo y amable posible, tanto para el paciente como para su familia” Finalizó Macarena.

Puedes revisar el documento completo aquí.